Páginas vistas en total

sábado, 17 de febrero de 2018

Regreso al humanismo

El matalote 4
      

I

No es por hacerme la víctima, ni es mi intención justificar nada, pero en veinte años de actividad profesional como creativo publicitario, guionista, locutor y analista cultural, he sido partícipe y testigo de cómo ha cambiado la visión de las actividades tradicionalmente llamadas humanistas frente a otras que, únicamente, están enfocadas a producir, ya no digamos productos y servicios para los consumidores, sino grandes ganancias económicas -entre ellas el tráfico de influencias. Y miren que el medio publicitario se presta mucho para eso -como todos; no se diga la política.




El neoliberalismo rampante y ciego se nota en todos los procesos de desarrollo y producción; desde la escuela hasta el mercado laboral donde oficios, antes bien valorados porque elevaban el nivel de prestigio de quienes los ejercían y los consumían, ahora son despreciados porque no se les reconoce ya una utilidad práctica. Qué tiempos aquellos cuando ir a discutir una idea con Don Eulalio Ferrer era asistir a una lección de buenos modales, consideraciones éticas y expresión impecable. Tuve un muy buen amigo - yo en mis veintes, él en sus sesentas-, pianista de vocación y broker de seguros, Juan Viguria, quien me acercó materiales invaluables en copias fotostáticas (Theillard de Chardin, Antony de Mello, Auspensky, Maharishi y la meditación trascendental, el cuarto camino, budismo zen, por no hablar de las decenas de cassettes con conferencias y música clásica que me obsequió). También otro broker, Carlos Gurrea, que además era fotógrafo y publicaba en National Geographic y en Image bank. Él me enseñó a leer una fotografía por cuadrantes y me aconsejaba “tirar película, que es lo más barato del oficio” .“Charrampion” me decía, cuando nos encontrábamos en los elevadores de la aseguradora.




Yo salí de la Universidad de la Comunicación en 1992. Desde entonces ya se batallaba mucho en las empresas con el presupuesto para comunicación y publicidad. Veníamos de una época conocida por los que la vivieron como “la danza de los millones”; fueron los ochentas, donde producir un comercial para una marca era pretexto para vivir una bacanal de órdago, en medio de lujos y extravagancias exorbitantes. Fue la época de los grandes creativos “artistas”; sí, muchos directores de arte y creativos fueron pintores y escritores muy conocidos años después o en paralelo, entre ellos se cuentan desde Dalí o Picasso hasta Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa o Nacho Padilla. La publicidad era una forma de vida; las drogas, los viajes, la prostitución, los grandes despilfarros y la fiesta constante -algunos se quedaron ahí. A mi generación le tocó, acaso, el último refilón de aquello que empezó en los sesenta.




Los recortes en presupuesto tanto en la macroeconomía como en la micro siempre fueron dirigidos en primera instancia a las actividades publicitarias, pues estaban posicionadas como gasto suntuario, un lujo, nunca vistas como inversión; a cultura y educación. ¿Deveras los directivos de las empresas y altos funcionarios del gobierno no sabían que esa industria era su principal aliado en la creación de imagen, opinión y percepción de la realidad? Pensaban, entonces, que sólo era el pretexto que la chamba les daba para convivir con modelos exclusivas, salir de casa unos días y ponerse hasta el copete sin gastar un solo peso de su bolsillo? Como no entendieron eso se les hizo fácil eliminar lo supuestamente superfluo. Y desde entonces, capacitación y publicidad han sido sacrificadas en aras de una política de austeridad.




Agradezco que en la Universidad todavía tuviera materias como Antropología filosófica, sociología, psicología, análisis cultural y periodismo, y en la Sogem Historia de la cultura -ahí sería pecado no haberla tenido-, con el maestro José Antonio Alcaraz, quien se sabía la vida de alcoba de casi todos los personajes y funcionarios de su época. -Ah, Beatriz Espejo, también. Ahora sólo enseñan guiones para t.v.-; en prepa, etimologías y ética; lo mismo que en secundaria civismo, con el Lic. Agustín Yañez, quien “off the records” nos enseñó a tomar la botella de refresco levantando el dedo meñique como una antigualla monárquica que algunos todavía conservamos. Todo esto combinado con historia y literatura hace del bachiller un individuo consciente de su entorno, del “otro” y de su responsabilidad como individuo trascendente. Máxime si se es alumno de una escuela católica donde, además de esas materias se cursa religión y se va a la capilla en los descansos.





II

La tecnología nos dinosaureó en un triz. Los cambios de los últimos años en el lenguaje, la forma de vestir, los dispositivos que se usan, los antros que se frecuentan marcan una severa diferencia. Hoy impera la velocidad y la rentabilidad; todo es negocio. Y no es que esté en contra de ello, o de la riqueza y el bienestar material, sino que se soslayan aspectos éticos en busca de una ganancia económica a costa de lo que sea, y si no vas al ritmo, te quedas atrás. Y te quedas con todo eso que apropiaste durante años en tus reflexiones íntimas, en tus horas de lectura y en esas exquisitas discusiones con amigos y maestros; es decir, lo que no importa; con el tiempo perdido (desde la perspectiva materialista). Y pasarán años y tus saberes se irán perdiendo si tú no los conservas y los ejerces, y los compartes en pequeños grupos. Y no quedará nada del hombre más que su capacidad maquiladora, hasta que ésta sea reemplazada por los robots inteligentes, que te volverán a desplazar al desempleo y al ocio obligatorio.




No me crean apocalíptico (en términos de Eco), porque tengo una esperanza que persigo desde hace más de diez años al ver todo esto que les cuento: eso que hoy despreciamos mañana lo necesitaremos como el aire para vivir, para darle sentido a la existencia, para tener un propósito trascendente que no sea únicamente "aumentar en 50% las ventas del año pasado", el poder, la fama y el dinero. Volveremos a buscar con desesperación la armonía de la música, el silencio, el tiempo de ocio creativo -la nada- el gusto por la lectura, la poesía, la buena conversación, la comprensión de nuestro pasado, el homenaje a nuestros ancestros, el respeto al entorno, a los animales y a la tierra.

Para unos será resultado del éxito financiero, y al tener a su disposición todas las comodidades se inclinarán un poco más hacia la filosofía o el arte; para otros será un medio donde crecer y desarrollarse para generar una sociedad más equilibrada. (Por cierto que hace unos días me topé con la noticia de que un maestro suizo escribió un libro que se llama Por un comercio ético. Habrá que leerlo. Publiqué la nota en la página de facebook de Disrupted, laboratorio de ideas, por si lo quieren buscar.




Y ya para cerrar este Matalote sólo quiero decir que confío en el equilibrio del universo, y que podemos estar en un momento dado en un extremo y luego en otro; y aunque las tendencias externas sean tan frívolas estoy convencido de que en el interior de cada ser humano también se está despertando esa necesidad de contacto creativo, espiritual y de cultivo intelectual. Y es allí cuando se va a necesitar nuestra fuerza de trabajo, todo lo acumulado durante años de estudio y congruencia, para compartirlo con las nuevas generaciones, y con generaciones pasadas también cuyas circunstancias los llevaron a enfocarse a asuntos más prácticos, dejando de lado las sutilezas del espíritu y la sensibilidad.





Hace más de diez años que intento llevar el arte y la cultura como una estrategia de bienestar y desarrollo entre los equipos de trabajo en las escuelas y en las empresas. No ha sido fácil. La radicalización hacia el modelo regido por el retorno a la inversión en términos cuantitativos ha sido un buen obstáculo. Ya es tiempo de empezar a evaluar también las inversiones cualitativas que reflejan sorprendentes resultados en el rendimiento de los trabajadores y en el índice de felicidad.




Ya viene, ya viene la era del humanismo. A pesar de la oscuridad que amenaza el fin del hombre único, ya viene también el reconocimiento del potencial humano como la salida al infierno materialista que hemos creado; y el descubrimiento de una nueva humanidad, más ética, libre y creativa.





José Manuel Ruiz Regil
Poeta, publicista y analista cultural

miércoles, 14 de febrero de 2018

El matalote 3 (¡porque usted lo pidió!)

El circo        


Traía dándole vueltas en la cabeza a la pregunta: ¿Cómo hacer un comentario sobre los pre-candidatos a la presidencia y a la jefatura de gobierno? No quería repetir lo mismo que todos dicen, ni hablar de corrupción u honestidad como garantes de eficiencia en un puesto tan importante. Y resulta que mi primo Armando Regil, Presidente de IPEA, invita, a través de su Facebook, a decirles algo a los contendientes. Aquí va mi respuesta.

Señores y señoras, me siento profundamente indignado por el circo de tres pistas que han montado en torno al evento electoral. A los ciudadanos nos mienten y engañan en la cara y nada podemos hacer sino aceptarlo, resignarnos o superarlo, como bien lo apuntó el “preciso” una de tantas veces que hizo de las suyas. Del pre-texto para justificar las pre-campañas ni hablemos. Malísimas todas. ¿Por qué? No es solo un capricho mi calificación. Además, de lo que se ha analizado con Suckerman en su programa La hora de opinar -la hora de empinar- y otros espacios tele y radiofónicos, basados en encuestas, cada vez menos creíbles; yo pregunto ¿qué, acaso, hay una agencia de publicidad y productora del gobierno que genera estos materiales tan grises y entumidos (propaganda política, en sentido estricto, no “comerciales”; aunque lejos de divulgar una ideología tratan de malvender un producto a consumir, que es el sujeto en cuestión) y tienen como mandatorio que sean todos iguales?; igual de estúpidos, insensibles y vacuos; igual de institucionalizados y acartonados; igual de lejanos y utópicos, faltos del sentido común y del humor?

Señor Pepe Meade (mid), candidato del PRI, ¿cuál fue el resultado de su pre-campaña? ¿a quién le ganó? ¿quienes fueron sus contendientes? -¡Ah!, que fue dedazo, verdad? De caerme bien, me cae bien; se me hace una persona decente -que ya es mucho decir-, probo funcionario en las áreas que le ha tocado desempeñar (¿?), pero ¿eso garantiza que tiene las competencias necesarias para la presidencia? Yo creo que como burócrata de excelencia se necesita un perfil muy diferente que para para ejercer el mandato del pueblo, que requiere de muchas y contrastantes habilidades. Por eso se ve tan raro en su campaña. Usted es un hombre de escritorio; debe sentirse ridículo jugándole al Chamula. Pero de que lo está haciendo bien, ni hablar. Yo votaría por usted, sin temor, si no tuviera detrás toda una maquinaria bien aceitada y reluciente que ha demostrado por décadas que el voto del pueblo sólo le interesa para seguir en el poder; es decir, que la política económica que se persigue es la de enriquecer más a los ricos y -como decía mi abuelita Mila- cubrir el expediente con los pobres para que sigan ahí. Los necesitan.

Anayita, tendrás el apoyo de tu generación, pero los trapitos que te están sacando a orear develan que funcionas igual que tu oponente. De los principios que rigen tu partido no queda nada en tu actuar, si acaso el discurso, falso y lejano. Te has enfocado en desacreditar al PRI y no creo que sea inocencia de tu parte, sino estrategia de PRIAN para repartirse el botín por debajo del agua. Ese frente que te dejó al idem ¿qué tramará? ¿También ganaste ante tus contendientes enfrentados, o te cedieron el lugar por tu carisma y tu vena lírica?

Al “Peje” le digo: “Cállate chachalaca” (Peje dixit). Ya está bien posicionado señor López Obrador. El pueblo lo trae en la médula. Lo trágico es que no sabemos si para bien o para mal. Después de tanto tiempo en pre-pre-pre-campaña su lengua le está haciendo daño. Es el único que ha presentado una idea de nación. Lástima que en muchos rubros se parece a una nación decimonónica infectada por un nacional-socialismo con tufo a dictadura -y Venezuela está tan cerca- donde la realidad del siglo XXI parece no caber. ¡Aguas con las ilusiones ópticas del bienestar repentino! A veces la apertura simulada es pura cerrazón. ¿O es que, acaso, Putin va a financiar sus caprichos?


Ay, Margarita, Margarita, ¿por qué te saliste del partido? Enfrentarte a Anaya en las internas, eso sí hubiera sido una verdadera contienda. Pero se te hizo fácil. Ahora vas a tener que compartir con el Jaguar y El Bronco, pero ¿Alguno de ellos querrá compartir contigo? A ver si tan equitativos. A mí me gustaba Ríos Piter para presidente por su formación como economista y abogado, su trayectoria en el servicio público y origen; sí, clasemediero como yo. Pienso que es desde ahí donde se puede tener una sensibilidad hacia las otras esferas del espectro sociocultural y tomar decisiones equilibradas. Porque lo que ha sido el “chapatingo”, como le dice mi suegra a Mancera. (Ya sé, estoy comparando peras con manzanas).



Querido Pedro Ferriz, me entusiasman tus ideas, tu energía y el empuje que muestras. Te he respetado y aprendido como comunicador desde hace más de veinte años, y sé que eres un profesional de excelencia, pero, ¿de ahí a la presidencia? Valoro y respeto el trabajo heroico que has hecho para que el requisito de las firmas sea, en tu caso, honesto y transparente. Alejandro Rosas te tildaría de “idealista trágico”, porque sabes que no vas a subir a la boleta. Pero haz de traer tu plan ranchero. Tu discurso es lo que necesitamos: volver a confiar en los valores, en las utopías, en el esfuerzo invencible. Sé que el cíclope a vencer es un gladiador muy curtido, y puede hacernos pedazos. Tampoco votaría por ti, Pedro. No porque no puedas o no cuentes con las características de presidente, sino porque una cosa es comunicar y motivar y otra muy distinta es decidir sobre el destino de millones de familias, de muchos Méxicos, de culturas diversas, sin caer en la tentación del caudillismo, y -te he visto reaccionar en corto-; tu arrogancia clasemediera, seguro estoy, te haría actuar de manera paternalista con los hermanos indígenas de diversas etnias que tienen necesidades tan distintas y que, sin embargo, están amparados también por la Constitución. Un tema por demás prioritario para tratar de resolver las grandes desigualdades de nuestra patria.


Estimada Marichuy, sé que no aspiras a la presidencia, sino a ser la voz emancipada que representa esa parte diversa de la sociedad mexicana que parece no estar contemplada en el plan de nación desde hace siglos. ¿Tenemos representación indígena en el congreso? Habría que aumentarla, no?


Acabar con la corrupción institucionalizada, crear una policía -como la gringa, la española, la inglesa, o la noruega- bien capacitada y bien pagada; crear fuentes de empleo no sólo para obreros u oficiales, sino para todos los niveles y profesiones, y homologar la educación como en Francia y la mayor parte de Europa, donde las diferencias socio-económicas no se sospechan, precisamente, por ese barniz maravilloso que es la cultura común. 


Estas y otras ideas u ocurrencias que se oyen por aquí y por allá tienen que ser una realidad ya, pero no pueden estar aisladas, sino formar parte de un plan estratégico de nación, donde quepamos todos, no sólo los que conocen a fulanito de tal. Muera el Mirreyismo y la Ladycracia. Hagamos del régimen republicano y democrático el imperio de la ética.



A mis imaginados lectores les digo: Edúquense. Inscríbanse al seminario permanente Disrupted, laboratorio de ideas y discutamos aquello que nos inquieta.


José Manuel Ruiz Regil
Poeta, publicista y analista cultural

lunes, 12 de febrero de 2018

El matalote 2

Polvo enamorado

Me pasa -como seguramente a ti también te pasa- que hay días en los que amanezco rumiando una tonadita y todo el día la traigo vuelta y vuelta; y me acostumbro a caminar con ella y a andar de aquí para allá evocando el sonsonete, sin saberme bien a bien la letra, el corito, tarareando despreocupado algún verso maltrecho. Creo que eso es normal. De hecho, aprendí a hacerlo conscientemente con la práctica de la musicosofía; a confiar en que el interno busca en la memoria cerebral el estímulo necesario para balancear biológica y emocionalmente al organismo en un momento determinado -si es que se ha ejercitado esta habilidad-; si no, el mismo inconsciente la administra y pasa lo que pasa.

Aclaro que esta disciplina (la de la musicosofía) se enfoca principalmente al estudio de la música clásica e identifica patrones que traduce en una expresión gráfica que sirve de guía al practicante; una especie de partitura para el escucha o melorritmia, según nos enseñó el Dr. Baumbach. Se utilizan signos convenidos para algunos pasajes, colores, y se permite personalizar los gestos cuando se está escuchando o estudiando alguna pieza, así como crear nuevas convenciones según comunique con más claridad o profundidad de sentido el nuevo signo.

El escucha entonces se convierte en un creador. Su cuerpo se convierte en el instrumento y la nueva pieza se desarrolla a partir de los sonidos, ritmos, énfasis y remates que el escucha capta y profundiza en ellos; diríase, encarna a un director de orquesta todopoderoso que ordena aquí y allá sonar de tal o cual manera; un dios creador de mundos, de pequeños universos y galaxias; un pantocrator que construye parajes sonoros tan sólidos como un planeta o tan ligeros como el gas. Es un viaje interior por medio del cual se abstrae de toda la realidad circundante y se enfoca en su mundo interior donde todo es sonido, vibración.

Bajo esta tónica uno, juguetonamente, sabe cuando una secuencia va in crescendo o cuando hay un pizzicato que evoluciona con gracia; o se anuncia el estallido triunfal de una sinfonía como la 9na de Mozart, el ritmo machacante del 1er. movimiento de la 4ta de Beethoven o se va a explorar el sentimiento profundo del intermezzo de Caballería rusticana; y así -como dirían los chavos- : Bach, Haendel, Mendelson, Gounod…




Hace unos días mi amiga Karla Servín, mejor conocida como Vadavagani Tezcatlipoca - no sé por qué oscuras artes llegó a nombrarse así- preguntó en su Facebook si a alguien más le pasaba eso que describí al principio, pues a ella le pasaba y no se explicaba el porqué. Sin embargo, preguntó, en un profundo Karlacentrismo, propio de una psicóloga en recuperación si sería un rasgo único y particular, un poder sobrenatural o un castigo inmerecido, o si a todos los demás también nos pasa.

Pues yo te respondo, amiga, a unos días de tu pregunta. A mí también me pasa y creo que es normal que le pase a todo el mundo. Así funciona el cerebro, la memoria y el inconsciente, ese tirano que nos descubre el verdadero ser y lo que somos; y nos devuelve la imagen en el espejo de lo que nunca hubiéramos querido ser.

Y ahora te reviro la pregunta: ¿Por qué habiendo estudiado la técnica del Dr. Balan, con piezas de trascendencia clásica, repitiendo una y mil veces sus pasajes hasta apropiarlas como mi mismo nombre, al grado de poder entonarlas, silvarlas, bailarlas o cantarlas de memoria sin necesidad alguna de un reproductor de sonido, alegran mi despertar fragmentos de “maldita primavera”, “la chica ye-ye”, “Amor eterno” u “Odisea Burbujas”?

        




Amigos lectores de El matalote. Inscríbanse ya a “Disrupted” laboratorio de ideas, que comenzará el 1ro de marzo. El taller que te enseñará a conocer todo lo que no sabes y lo mucho que te falta por saber.

Pícale aquí:
https://elartedelacritica.blogspot.mx/2018/02/disrupted-laboratorio-de-ideas.html?spref=fb



José Manuel Ruiz Regil
Poeta, publicista y analista cultural

sábado, 10 de febrero de 2018

DISRUPTED*



DISRUPTED*

Laboratorio de ideas


ANTECEDENTES

Disrupted* es el resultado de muchos años de experiencia, observación, práctica y estudio; no sólo de diferentes disciplinas del conocimiento, sino de la forma en que éstas se entregan o difunden a un posible receptor.

La publicidad, la poesía, las artes, la escritura, la música, las ciencias sociales y la búsqueda espiritual; pero, sobretodo, la urgente necesidad de educación en México, como elemento indispensable para comenzar a resolver sus problemas de desigualdad, son el crisol donde se fragua esta síntesis; el convencimiento de que es tiempo de descompartimentalizar el conocimiento e integrarlo todo en una sola y única experiencia; la del instante de aprendizaje: el placer de saber.

OBJETIVO

Despertar en el participante su curiosidad por saber, como un pretexto para acercarse a los libros y cualquier otra fuente de información (video, conferencias, audiolibros, entrevistas, programas de t.v. cine, teatro, noticias, conversaciones).

Que desarrolle su capacidad crítica, de argumentación y que genere propuestas creativas (fuera de la caja).

Que reconozca el valor de educarse para tener un panorama más amplio de la realidad, explorar el espíritu, la imaginación; y poder elegir con libertad la vida que se quiere vivir.

MECANISMO

1 sesión de dos horas a la semana durante un año. Se pretende integrar un grupo de diez participantes donde se comparta la curiosidad por saber, el gusto por investigar y la alegría de compartir; un grupo heterogéneo que puede estar formado por jóvenes desde los 12 años hasta adultos mayores.

A partir de una breve lectura seleccionada se provoca la discusión, la investigación, el debate y la proyección imaginativa de las ideas, para descubrir y explotar los recursos intelectuales de los participantes. Esta digresión -disrupted- del tema generará nuevos caminos de pensar y propiciará conclusiones más creativas, habiendo enriquecido el vocabulario, la capacidad de expresión y comunicación, tocando áreas del conocimiento y disciplinas que de otra manera no se tocarían. Es decir, buscando un aprendizaje holístico.

Esta convivencia fomentará el diálogo, la tolerancia hacia otras formas de pensar; el afecto, el respeto, la habilidad de expresión, la camaradería, el ejercicio de la disensión, la habilidad para comunicar asertivamente, el manejo de emociones, el humor, la ironía y la creatividad de pensamiento; mientras se revaloran conceptos como gratitud, congruencia, honestidad, compromiso, honor, autenticidad, verdad, ética, simpatía, erotismo, amistad, etc.

Todo esto en un entorno seguro donde podrán disfrutar de bebidas, botanas y algunas otras exquisiteces.

ESTRUCTURA

La estructura de esta experiencia está basada en una revisión de las ideas más relevantes o trascendentes en la historia de la humanidad con respecto al tiempo actual, enmarcadas en el conocimiento de la historia, la ciencia, la filosofía y la religión, así como también grandes temas que pueden ir desde la revisión del concepto de tiempo, dios, muerte, esoterismo, futuro, etc.

EXPOSITOR

José Manuel Ruiz Regil (1968) Poeta, publicista y analista cultural. Ha escrito libros de ensayo creativo sobre diversas expresiones artísticas, con énfasis en las artes plásticas. Ha publicado cuento, poesía y ensayo en diferentes medios físicos y electrónicos como la revista Mexicanísimo, Este País, La Gualdra, El síndrome de Stendhal, Sinembargo.mx y los Blogs Relatos y figuraciones, laboratorio de poesía y El arte de la crítica. Todos en blogspot. Es profesor de cuento y poesía en la Escuela de Escritores. Imparte el taller de creación literaria “Serendipity” en Taller de Arte Coyoacán. Es fundador del proyecto Hablar de libros, taller de lectura y discusión. Sus más recientes libros son Vario mar incesante, aproximaciones a lo irreductible (Ensayo, 2013) y Testamento del caminante (Poesía, 2014). Actualmente, trabaja en su segundo libro de ensayo creativo Para nombrar el asombro, de próxima aparición.


BIBLIOGRAFIA BÁSICA

El banquete de Platón
Ikram Antaki
JM

La cultura, todo lo que hay que saber
Dietrich Schwanitz
Ed. Taurus

365 días para ser más culto
David S. Kidder
Noah D. Oppenheim
Ed. mr


COMPLEMENTARIA

Diccionario de sentimientos
José Antonio Marina
Anagrama

Ética para náufragos
José Antonio Marina
Anagrama

Ética para Amador
Fernando Savater
Arial

Política para Amador
Fernando Savater
Arial

Pequeño tratado de las grandes virtudes
André Compte Sponville
Andrés Bello

INVERSIÓN
$2,500 por persona cada mes.

INSCRIPCIONES
Del 3 al 28 de febrero de 2018

Depósito en cuenta Bancomer 1423523691 a nombre de José Manuel Ruiz Regil

INICIO
jueves 1 de marzo de 2018 de 6 a 8 p.m.

LUGAR
Unidad Modelo. Cerca del CNA

TELÉFONO DE CONTACTO
Coordinación: Claudia López Vargas
55 82 96 52
044 55 61 30 95 03




Disrupted: Pensamiento multidimensional.
IDEA Y FORMATO: D.R. José Manuel Ruiz Regil

lunes, 5 de febrero de 2018

El matalote 1



El país postergado




“Mexicanos no vivan de rodillas. La libertad vale más que la vida”. Carmen Serdán. Iniciadora de la revolución en Puebla.




El problema cuando hablamos de política en México es que parece que la mayoría de las personas entienden ésta como los mil y un intentos para escalar la escarpada cima del poder, es decir, “la grilla”, donde suponen que está el gran botín que “el elegido” habrá de repartir entre sus allegados, para convertirse en el dios de los chingones, el más chinguetas -evocando al famoso laberinto de Paz: el fregón, el que jode, el que chinga- sin importar la calidad de vida de millones de otras personas que no conocen y que no conocerán ni por asomo: la bola, la broza; esa multitud que deben enardecer para engrosar sus filas y ganar los votos que garanticen su sueño guajiro. Egoísmo puro al más alto nivel. Crimen moral. Pero eso no importa desde que alguien dijo que la moral es un árbol que da moras.




Basta leer Ética para Amador y Política para Amador, de Fernando Savater, que es como esos libros de materias para Dummies, para entender el principio y objetivo de todo y darse cuenta de que en México no se hace política, sino vida cortesana. Me sorprende que con tanta formación especializada y doctorados en el extranjero los actores de la escena pública no sean congruentes con su instrucción y propongan soluciones basadas en la popularidad que les va a representar tal o cual medida, o en la repercusión internacional a costa de desmantelar el país; y no sólo eso, que parezca que ignoran de ciencias políticas, sociología, psicología, historia y hasta de economía. ¿O será que es esa la instrucción que recibieron?




Este país postergado podría estar 100 años adelante -por no decir que los está en atraso- si tan sólo hubiera voluntad política y educación; es decir, voluntad de servir, que es trabajar por el bien común. Todos se ufanan de hacerlo y dicen muy orondos “servir a México”; pero México es una entelequia. En la mente del político racista, clasista y burgués -que lo son todos, aunque sean de izquierda-, el “mexicano” en abstracto es tan sólo un escalón para arribar.




Me queda claro que la lucha de poder es un estira y afloja entre posturas o ideologías que se oponen entre sí, ya sea por convicción, coacción o conveniencia. El modelo neoliberal implantado en este país desde tiempos de Miguel de la Madrid, y que ha tenido continuidad a pesar de la supuesta alternancia, se caracteriza por la ejecución de políticas públicas que tienden a la deshumanización del individuo para su control. (los medios masivos y la desinformación son sus brazos armados). Es un modelo tecnócrata cuyo único fin es el dinero, la producción de bienes y después el dinero. Esta forma de gobernar está privando en todo el mundo como lo explica el Dr. Alfredo Jalife: “La estrategia es la alineación económica de Norteamérica para construir el nuevo orden mundial que diseñan los banqueros. Primero la globalización; ahora la sobreexplotación. ¿Y las personas? Ah, eso luego.




Recordemos que política es hacer el bien para muchos; que el poder se consigue para hacer, que la ética es al individuo como la política a las comunidades. Estamos hablando de valores, esos que ya no importan, como la honestidad, la verdad, la compasión, el respeto a la ley, la lealtad, el compromiso, la congruencia. Habría que despervertir estos conceptos y recordar con hechos que el servidor público se educa y forma como una persona que piensa en el bienestar de la sociedad, por desigual y diversa que sea, y no disfraza su pírrica actuación con solemnidad de perdonavidas y chabacanería, mientras se enriquece grotescamente, sin resolver de raíz los problemas que la nación arrastra desde tiempos de la conquista, o quizás desde antes.




Los ciudadanos del 2018 estamos sufriendo un doble abuso de confianza con las dizque “pre-campañas” de los candidatos a la presidencia, por no hablar de los demás. Además de que es un descaro llamarle pre-campaña a una evidente campaña, sólo para darle la vuelta a la normatividad que impone el INE, se está gastando el doble en este esfuerzo de comunicación que nos bombardea con un espectáculo televisivo patético; pareciera que les vendieron por docena los spots, los guiones no les hacen ningún favor, la falta de estrategia es evidente. Son ocurrencias infantiles; engendros de un cerebro anquilosado que enaltece descuidadamente los peores rasgos de sus productos. Les hace más el favor El privilegio de mandar. Sin ideas, sensibilidad social ni creatividad. Lo único que comunican es que se les cuecen las habas por ganar y sacarle la lengua a su adversario. ¿Y el país? ¿y la idea de nación? ¿Y el rezago histórico? ¿y la integración de las comunidades indígenas a la modernidad; el ejercicio de sus derechos ciudadanos que les garantiza la Constitución?




La descriminalización del aborto, la regulación del matrimonio entre personas del mismo sexo, el creciente número de feminicidios, el trabajo infantil, la trata de blancas, la violencia gratuita, la regularización del uso de drogas, la corrupción de las fuerzas policiacas, la falta de oportunidades no para que un nini consiga un trabajo, sino para que desarrolle su propio modus vivendi y pueda desarrollar sus habilidades únicas; los mecanismos para que cualquier individuo pueda ganarse la vida sin recurrir al pordioserismo o al mercado negro y a la economía informal, entre muchos otros temas para los cuales el primer paso es la educación son los que ayudarían a definir posturas y a salir de este fango ambiguo de pareceres; no la descalificación ramplona o la exhibición inmoral de la cola inmensa que todos traen entre las patas.




Pero esos temas no se ven bien, son incómodos e inconvenientes; no repercuten en la macroeconomía ni ofrecen posibilidades de negocio, sólo mejorarían un poco la calidad de vida de los ciudadanos, lo cual, desde el inmediatismo gubernamental no es rentable. Mejor la ignominia y el subdesarrollo antes que un voto razonado.




México va muy bien, pero los mexicanos seguimos de la chingada.


José Manuel Ruiz Regil
Poeta, publicista y analista cultural

domingo, 21 de mayo de 2017

Destello en la oscuridad


Agradezco mucho cuando una expresión artística, un evento estético, un choque fortuito con la belleza me recuerda que estoy vivo: me dan ganas de escribir y compartir lo que veo. Es el caso de la pintura del hidalguense José María Martínez en la exposición que inauguró Aldama Fine Art el 17 de de mayo y que estará abierta hasta el 30 de junio de 2017. 

   
La luz de la sombra es un excelente título para esta reunión de piezas, para mi gusto inquietantes, por lo simbólico y lo aparentemente sencillas que son. Lo primero que me inquieta es este personaje un poco mago, un poco payaso y un poco muerte, vestido de overol azul, saco de terciopelo rojo cereza, sombrero de copa cuando adulto y plano cuando niño y máscara de pájaro, que bien puede evocar las máscaras que usaban los médicos en la edad media o a las mascaradas italianas del siglo XVIII. En todo caso su misterio es macabro frente al resto del atuendo. El enigma cumple con ensombrecer la luz de un rostro, supuestamente sonriente detrás de esa nariz aguileña y larga -la más desconfiable de todas las formas, según el estudio de las fisonomías-, a la vez que ilumina, con una personalidad anónima o neutra las sombras del rostro que cubre. 

   
En la pieza icónica -Mi hermano-, esta suerte de mimo-ilusionista aparece una rosa y la suspende en el aire, despetalándose. ¿Qué es una rosa roja aparecida por las manos enguantadas de un ilusionista? ¿Alude, acaso, a la ilusión del amor, de la belleza, de la permanencia; de los valores que creemos eternos, y este nigromante nos los pone en un limbo blanco para socavar nuestra ingenuidad?

   
La luz de la sombra también sugiere una lectura positiva de las cosas; es decir, hallarle el lado amable a la vida. Llama la atención que este anacronismo urbano, resabio del siglo XIX, aparezca cómodamente en escenarios rurales bastante simples. Tan simples como tierra, horizonte y cielo (azul y beige), sin otro código que un respaldo de color claro, simple, casi transparente, que resalta al primer plano el objeto pintado. 


Piezas como El aguador, Camino a la Ciudad de México, Niño con acordeón, Contador de historias, parecen narrar momentos de la odisea del migrante del campo a la ciudad; pero también un proceso de maduración simbólica: de la niñez a la adultez, del placer al dolor, de la ilusión a la magia, considerada ésta como maestría, conocimiento.

Encuentro una relación entre el niño con acordeón y La muerte, o La muerte chiquita, pues el niño extiende los brazos a los lados igual que el ave las alas para ser retratada. El niño carga un instrumento musical que da voz a sus sentimientos y lo acompaña en la travesía hacia la ciudad, como el canto característico del ave.


Creo que hay una clave interpretativa en Caradura, aquella pintura donde el objeto representado es un cráneo que pende de un tallo de rosa y en el hueco de la nariz aparece una bola de payaso. Es su “memento mori” con gran humor negro, y la alusión a la rosa que por muy bella y vibrante que haya sido en su plenitud, acabará por morir. Así la sonrisa, la felicidad, que es efímera.


En otra sección de la muestra encontramos piezas de formato más pequeño y gran exquisitez estilística, pintadas quizás con pinceles de un solo pelo. Es el caso de Nido, Aires de primavera, donde la similitud cromática del objeto representado y el fondo lo abraza y lo muestra al mismo tiempo, transmitiendo tranquilidad, reposo, calma. Es el caso también de Mujer pájaro o la Hechicera donde el único contraste de color entre el cuerpo claro, desnudo, rosado, y el entorno blanco, casi transparente, como la máscara que esconde la identidad femenina, es la negra cabellera.

La serie Tu Tlacoyo, con su erotismo implícito, Los alimentos, Tuna, son una exposición del dominio técnico y perfección dibujística, como los dibujos en grafito y lápiz azul. Es el caso de Mujer Pájaro-Jaguar, en la que Martínez recompone, a través de la anatomía femenina, la fuerza de nuestras raíces y la ambivalencia de los símbolos, pues el personaje está de espaldas y trae la máscara hacia atrás, escondiendo doblemente el rostro de la mujer. En Alicia encontramos una prefiguración de la anciana mata-conejos que vemos posteriormente con gran colorido y fondo azul. El sacrificio anunciado del conejo asomado en la chistera sobre la silla es la culminación de la vida en la ancianidad: tiempo cumplido. Muerte al mito de Carrol.




La exposición cierra con una pieza por demás emblemática, Luz tibia, en la que se integran las figuras del niño con acordeón montado en un burrito y el aguador, un personaje trajeado con sombrero y máscara de pájaro que, por decirlo de manera burda, tiene sed en medio de la fuente; símbolo de la insatisfacción constante, en una composición onírica que completa el discurso estético. ¿Acaso el sueño del niño que se aventura a lo desconocido; sed de saber, sed de ser?


Aquí pueden ver el magnífico catálogo que como siempre ha editado Aldama Fine Art para esta muestra.


José Manuel Ruiz Regil

Poeta y analista cultural




martes, 9 de mayo de 2017

Taxco tiene un nuevo brillo

Aurea Boutiques de autor
   


Considerada por la Secretaría de Turismo como la Ciudad Luz, Taxco de Alarcón es uno de los principales atractivos turísticos del norte del Estado de Guerrero, por su historia, su arquitectura, leyendas y desarrollo de la orfebrería en plata, entre otras maravillas. 

    

Enclavada en las faldas del cerro Atatzin, el origen de su nombre tiene varias vertientes. Antiguamente se le llamó Ciudad Teatro, por la importancia de uno de sus personajes nativos, el dramaturgo y escritor, Juan Ruiz de Alarcón. Sin embargo, también se conocen otras raíces, como el vocablo náhuatl Tlacheco, formado por tlatch -nombre del juego de pelota- y el locativo co -en o lugar- lo que significa Lugar donde se juega pelota.   

Paseando por sus intrincadas calles empedradas ustedes pueden encontrar mosaicos que representan este juego en el piso y en algunos muros de las casas.

    


Pero lo que nos llevó a este centro platero de excepción en esta ocasión fue la apertura de Plaza Aurea, Boutiques de autor, un espacio comercial que reúne a los diseñadores de joyas más destacados del país, cuyas creaciones están a disposición de los gustos más exigentes. Cada uno mostrando sus tendencias muy particulares, sus preocupaciones estéticas y sus innovaciones técnicas, lo que hace de esta reunión de talentos, ubicada en la Plazuela de Bernal #3 Centro de Taxco, uno de los sitios más exclusivos e interesantes del lugar; un punto donde el arte y la economía se dan la mano.

    

Firmas de autores como Oscar Figueroa, Bloque 6, Emilia Castillo, Roy Nilson, Linda de Taxco, Cocó Paloma, Pineda Covalín, Daniel Espinosa, Kutzi y otros crean un ambiente de extravagancia y exquisitez que sólo Aurea puede reunir. 


Gracias al apoyo del Gobierno Municipal y a la iniciativa y empuje de las empresas privadas, esta constelación de joyerías comparte su brillo con México y el mundo desde el viernes 5 de mayo de 2017.
La inauguración convocó a cientos de personas alrededor de la plaza. Hacia las 8 de la noche las luces magenta pintaron los muros blancos del costado del Hotel Agua Escondida y la fachada de Aurea. Sobre la blanca pasarela la conductora Kristal Cid, vistiendo un colorido diseño en seda de Pineda Covalín, dio inicio al desfile de las modelos que lucían reveladores atuendos para enmarcar las piezas de los artistas de la noche. Todas ellas, representando la máxima belleza de su estado, portando accesorios de gran impacto y delicadeza exclusiva, surgidos de las mentes de los creativos de joyas mexicanos de vanguardia.

     

Bloque 6, formado por Andrea Silis y Ángela Molinero, trabajan piezas artesanales de cerámica que cuentan historias.

Linda de Taxco, comprometida con embellecer la vida de sus clientes con diseños originales de joyería y orfebrería en plata.

Emilia Castillo, quien en cada pieza que crea se nota la influencia de su medio ambiente y de las plantas, piedras y metales que la inspiran, como el Lapis Lázulli, jade, turquesa, malaquita, onix y alabastro.


Lourdes Trejo, comprometida con crear momentos felices, a través de diseños en plata que funcionan como complemento o como protagonistas, así es el caso de los sets o conjuntos que se corresponden en diseño y material.

Daniel Espinosa, joven guerrerense que ha influido en el trabajo de otros diseñadores como Tanya Moss, Mauricio Serrano y Dalia Pascal y cuyos clientes son estrellas como Madonna, Gwyneth Paltrow o Nelly Furtado, pues su pasión viene del alma del accesorio y sus posibilidades.

Oscar Figueroa, vanguardia y modernidad en las creaciones de este artista que recientemente también ha incursionado en accesorios para hombre.

    

Llama la atención, en medio de este carrusel de joyas, la presencia de Kutzi gourmet mexicano, dulces tradicionales seleccionados y pensados para evocar tradiciones, leyendas, historias, imágenes y lugares de nuestro país que sólo el sabor artesanal y la elaboración con productos de alta calidad pueden provocar. 
   

Kutzi pretende destacar esta tradición y llevarla a grupos distintos de consumidores. Por eso forma parte de esta boutique de autor en Aurea, así como del Bazar del sábado en San Ángel y del Duty Free en el aeropuerto de la Ciudad de México.

     
Una caja de dulces mexicanos contiene: Nougat, Gloria, Rollo de Guayaba, Mazapán de cacahuate, Rollo de tamarindo con chile, Rollo de mango, Alegría de Chocolate, Mostachón, Palanqueta de cacahuate, Alfajor de coco, Muégano y Cocada. Todo esto en un distintivo empaque que rescata el diseño de alguna región de nuestro país: Jaguar Huichol, Alebrije de Dragón, Textil Otomí, La Catrina, Textil Oaxaqueño.

La selección de dulces regionales Kutzi obedece a un compromiso de su fundadora, Didier Jimenez con la pureza y el significado que puede ofrecer en cada bocado. Por eso viaja por toda la república probando y conociendo lo mejor de nuestra artesanía culinaria para ofrecérnoslo como una verdadera joya para el paladar.

    
Para celebrar este inicio y augurar todo el éxito futuro fuimos invitados a la terraza del hotel Agua Escondida donde nuestros anfitriones nos tenían preparado un cóctel, patrocinado por Mezcal Nayaá, que a juzgar por aquellos que se quedaron hasta las seis de la mañana, estuvo de maravilla.



La visita a Taxco no podía estar completa sin conocer la mina Prehispánica que se encuentra donde era el bar del Hotel Posada de la Misión. Ahí se descubrió accidentalmente un tiro de mina apenas hace cuatro años luego de estar cerrada por más de 400. Es la única mina que conserva el trabajo manual de los mineros originarios del lugar. No tiene trabajo industrial. Y ahora está adaptada para que los visitantes bajen con seguridad. Además, es el escenario de un estudio de la U.N.A.M para saber si sus condiciones ambientales sirven para conservar semillas que en un futuro puedan germinar.

En nuestro descenso hasta cuarenta metros por debajo de la superficie nos acompañó el espíritu manifiesto de Ome-Coatl (Dos serpiente) indígena náhuatl que nos dio su testimonio de cómo extraían los metales antiguamente y los cargaban en un chiquihuite a la espalda.

  
Durante el paseo por la ciudad también conocimos el proceso de producción de las joyas en el taller de Oscar Figueroa, quien da trabajo a los orfebres locales para la elaboración de sus piezas. Una experiencia que ayuda a valorar y a apreciar el trabajo artesanal. 

Y para abrir el apetito antes de la hora de comer visitamos La Parroquia de Santa Prisca, que como explicó el guía, no es catedral, contrario a lo que mucha gente piensa. Asimismo, nos platicó algunos aspectos de su importancia turística, además de revelar algunos pasajes históricos, clericales y artísticos que aportaron mucho a nuestra visión del arte barroco. Habría que volver para descubrir la presencia del demonio en el cuadro de gran formato del nacimiento de Jesús pintado por Miguel Cabrera.

   

Antes de volver a la Ciudad de México comimos en una pozolería típica en Plaza Borda, La tía Calla, donde nos preparamos para abordar el autobús de regreso.

  

Arte Duro, los publicistas de la cultura, agradece a Didier Jiménez, de Kutzi Gourmet Mexicano, a Estela Hidalgo, de Aurea Boutiques de Autor y a América Anguiano y su equipo de colaboradoras de Anguiano y Asociados este Fam Tour en el que pudimos ser testigo del crecimiento de la industria joyera en nuestro país y disfrutar los atractivos de un lugar tan encantador como lo es Taxco de Alarcón.

¡Volveremos a Taxco!


Por José Manuel Ruiz Regil y 
Claudia López Vargas


miércoles, 29 de marzo de 2017

Peñalta, oráculo del pasado




“La piedra es Dios,
pero no lo sabe;
y es su no saberlo,
lo que la hace piedra”


Meister Eckhardt


“Hay garabatos imposibles escritos en la naturaleza,
hechos, bien por hombres o por demonios”


Roger Caillois


“Dejad al hombre viejo que juegue con las piedras”


Goethe

La relación del hombre con la piedra se remonta a varios miles de años (40,000)  hacia el paleolítico, época en la cual se datan algunas de las primeras pinturas rupestres que expresan cierta forma de organización humana, y nos dan cuenta de actividades como la caza, la guerra y la adoración. Seres míticos quedaron pintados en las rocas, esculpidos o tallados aprovechando la forma original de la piedra.

Las rocas en la cueva son los libros sagrados de la tierra; en ellos se encuentran las huellas de todas las eras desde la creación; huellas que nos transportan, desde la piedra hasta la arenilla y al polvo estelar de donde surge todo; y es por eso que podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Los dibujos en la roca del salvaje son proyecciones del mundo que lo rodeaba o evidencias de lo que ya en la roca existía?



Roger Caillois, poeta francés, encontró en el estudio de las piedras la “mística de la materia”. Halló líneas transversales, nódulos o diagonales que unen a las especies entre sí; recurrencias que sirven de matriz a las formas; vestigios que parecen una escritura que transcribe acontecimientos de millones de años anteriores a los nuestros, un mundo anterior al hombre; como diría Ciorán, “la aurora del planeta”.



La recurrencia a figuras antropomórficas y animales, rostros humanos o huellas, habla de una tendencia natural de nuestra fisiología; algo a lo que Carl Sagan justifica como una técnica de supervivencia ancestral, pues para nuestros antepasados identificar los rostros amigos de los enemigos era una habilidad esencial para no perder la vida.


Existen varias teorías que explican el por qué los seres humanos tendemos a identificar formas conocidas en las nubes, las piedras, entre las ramas de los árboles, y no pocas veces resolvemos que tienen que ver con nuestras experiencias, conocimientos, medio ambiente y expectativas, como lo señala Jeff Hawkins en su teoría de memoria-predicción.



Un estudio científico que se realizó en 2009 demostró que identificar rostros humanos en imágenes confusas provoca una activación de la corteza ventral fusiforme en el cerebro humano, una respuesta que sucede cuando vemos caras reales pero no cuando vemos objetos. Este fenómeno es conocido como Pareidolia, derivada etimológicamente de eidolón: figura o imagen (ídolo), y el prefijo para: junto a. La cara en la superficie del planeta marte, la virgen del metro en la Ciudad de México o las figuras de Piedras encimadas en el estado de Puebla, son casos famosos de este tipo de percepción. También en Chichibu, Japón, a dos horas al noroeste de Tokyo, se encuentra el museo de las piedras que parecen caras, conocido como Chinchekikan, lo que significa “salón de las rocas curiosas”, y alberga alrededor de 1700 piedras que parecen rostros humanos. Algunos recuerdan la cara de Elvis Presley, E.T. Donkey Kong o Nemo.
El artista plástico mexicano Peñalta lleva esta habilidad natural de la corteza cerebral al extremo, y la aprovecha para sumergirse en la historia del cuarzo; desentrañar sus andanzas, evocar sus silencios y descubrir en cada plancha de mármol y ónix con los que trabaja, una historia; no una legada allí por manos humanas, precisamente, sino como buscaba Caillois, una diseñada a base de tiempo, largos procesos de sedimentación y cambios de temperatura, por lo que cada pieza, además de ser la evidencia de un espíritu milenario atrapado en la piedra, es también, un calendario, una estela natural, oráculo del pasado, nostalgia del futuro.

Sus piezas son espejo de nuestro mundo interno, pues ellas revelan rasgos, figuras, líneas, paisajes que se encuentran en el subconsciente que se remite a nuestra memoria mineral, trayendo a la superficie el rostro del miedo en forma de un lucifer enmascarado o en la figura de un monje imprecado; las facciones del terror, a la manera de un Orco amenazante o una profunda mirada diabólica; las líneas del deseo, en la forma de una rolliza matrona que nutre decenas de rostros que maman de sus pechos rebosantes, en la forma de dos amantes que se besan o en la actitud de un monje pederasta; la mirada del nahual que se esconde y se fusiona con el árbol, el gnomo, la sílfide, el hada y la salamandra; la arboleda que entraña una comunidad de seres que conviven desde hace millones de años.

La escritura de la piedra es decodificada por Peñalta, que negocia con la superficie para extraer los personajes que entraña, los dioses, los héroes y las épicas; las diversas narrativas que guarda en su silencio ancestral.


El artista le llama a este trabajo la piel de la piedra y la encuentra rugosa. Y cómo no, si al acercarse a mirarla, tallarla, bruñirla, hendirla o herirla con el óleo, las tintas y otros instrumentos de trabajo salen a flote todos estos sedimentos de historia llenos de intensidad, que dan como consecuencia la definición de rasgos reconocibles para la mente humana. Monstruos que evidencian el vicio espiritual, gestos primitivos que señalan los restos de algún ritual; utensilios chamánicos que guardan su magia en un recuerdo.


Todo juego es ritual; y todo arte es juego, al que Roger Caillois divide en cuatro tipos: El Agon, que es la habilidad física; el Alea, cuando el hombre se abandona a fuerzas que no domina y el resultado no depende de él, a menos de que haga trampa; el Mimicry: cuando el hombre deja de ser quien es para convertirse en otro, o acepta que otro lo convierta, para liberar una parte reprimida de uno mismo. Y por último el Illinx: el vértigo, cuando se abandona al abismo, el que tienta al horror.

Estas cuatro cualidades de juego las encarna el autor, y nos invita como espectadores a hacer lo mismo. Cada uno desde su plataforma cultural, pues si bien el arte es, en principio, un monólogo del artista consigo mismo, también es un diálogo con la piedra y una concurrencia de discursos cuando ésta se abre a captar los referentes de quien la mira.



En ese sentido somos co-creadores de una nueva realidad, pues, como señala el propio autor, “una es la realidad de la piedra y otra la realidad de la obra”; la pieza es naturaleza domeñada; pero a diferencia del arte mimético, aquí el artista funge como un agente revelador de lo que ahí yace, lo mismo que el espectador, éste se convierte en un decodificador de las aguas internas de la piedra: el costillar de un dragón que a la vez es una ribera, una familia de osos jugando con un Xoloitzcuintle, una madre amamantando a su bebé, el rostro de un San Jerónimo Penitente, un fauno, el autorretrato del artista escondido en una esquina.



En medio de esta comunidad de seres y escenas se encuentran trazos, estilos perfiles que evocan creaciones de otros autores y que confluyen en estas planchas del tiempo. Lo mismo un monje medieval con una máscara aborigen, la mirada de un Aluxe, el silencio de una familia de roedores agazapados en la hierba. El rostro bifronte de un mago, las tres edades prendidas de una misma línea que es la eternidad, Eolo difuminado moviéndose en un cielo oleoso donde un feto es desmembrado por la garra de un demonio. Torsos desnudos de hembras rebosantes, senos al aire, rostros, evocaciones simbolistas, realistas, surrealistas. Goya, Schlegel, Freud, Brueghel, El Bosco, Tamayo, Cuevas, Bacon son espíritus cuya influencia se puede detectar en una plancha u otra. Sin embargo, no podemos decir que sean producto de la decisión del autor al 100%, pues en la mayoría de los casos es la veta de la piedra la que determina el trazo, revelando su pasado así como su paso por la historia. Vestigios de una era en la que las figuras del futuro eran prefiguradas, la impronta vibrante de lo que esas figuras fueron en su momento.


Para Peñalta “cada pieza es un nano-segundo en la historia de la piedra”, “ es como subirme a la alfombra mágica del tiempo”. Acompañemoslo a descubrir en estos oráculos no la predicción de un futuro apocalíptico, sino la presencia de un origen que puede ayudarnos a reconfigurar un presente más lúcido y lúdico a la vez.




José Manuel Ruiz Regil (1968) Poeta, cantautor y analista cultural. Ha escrito libros de ensayo creativo sobre diversas expresiones artísticas, con énfasis en las artes plásticas. Ha publicado cuento, poesía y ensayo en diferentes medios físicos y electrónicos como la revista Mexicanísimo, Este País, La Gualdra, El síndrome de Stendhal, Sinembargo.mx y los Blogs Relatos y figuraciones, laboratorio de poesía y El arte de la crítica. Todos en blogspot. Es profesor de cuento y poesía en la Escuela de Escritores. Imparte el taller de creación literaria “Serendipity” en Taller de Arte Coyoacán. Es fundador del proyecto Hablar de libros, taller de lectura y discusión. Sus más recientes libros son Vario mar incesante, aproximaciones a lo irreductible (Ensayo, 2013) y Testamento del caminante (Poesía, 2014). Actualmente, trabaja en su segundo libro de ensayo creativo Para nombrar el asombro, de próxima aparición.

sábado, 5 de noviembre de 2016

Carmina Burana en el Castillo


El 25 de octubre de 2016 asistimos al evento en el Castillo de Chapultepec que organizó Gourmet & Arts, amigos de las artes, invitados por nuestra querida amiga, Miriam Narváez, de Narváez Group.

En la elegante invitación publicó que este evento sería en apoyo a Somepar, la Sociedad Mexicana de Pacientes Renales que Claudia y yo presidimos. Este gesto de generosidad será siempre muy bienvenido, sobretodo, por los pacientes y sus familias que reciben apoyo en especie de acuerdo a sus necesidades. 


Al llegar a las faldas del cerro nos subimos en una elegante camioneta Lincoln blanca, que nos subió hasta el castillo. Pero, ¿de qué se trató el evento en tan majestuoso escenario? Pues de Carmina Burana de Carl Orff, una obra apoteósica, interpretada por la Orquesta y Coro Sinfonieta Mexicana, cuyo director titular y concertador es nada menos que Michael Meissner, quien además de ser multipremiado y reconocido internacionalmente ha restaurado y editado obras de Antonio Vivaldi, José Rolón, Manuel M. Ponce, José Pablo Moncayo Silvestre Revueltas, Antonin Dvorak, Robert Schumann y Manuel De Falla, lo que es mucho decir de un originario del norte de Alemania, pero que ha vivido entre nosotros desde 1990. 

Tiempo suficiente para apropiar el espíritu latinoamericano y dispensar bromas y buen humor como cualquier veracruzano. Además, es director titular de la Orquesta Sinfónica de Cuenca, en Ecuador, lugar del que está enamorado, según el entusiasmo de sus comentarios al respecto. 

La obra de Orff consta de una introducción, tres partes y un final con un total de veinticinco números. Esta versión constituye, junto a Catulli Carmina y el Triunfo de Afrodita la trilogía Triunfis. La obra se compone principalmente de versos en latín, aunque cuenta con fragmentos en alto alemán medio y provenzal antiguo, y son una invitación a la concupiscencia, un canto lascivo que exalta los excesos del cuerpo; pone en primer plano los placeres de la carne y evoca las Saturnales romanas o las Bacanales griegas, donde en torno a las viandas, los cuerpos y las uvas una pequeña comunidad de jóvenes se extasía en una orgía de sentidos. Aproximadamente la mitad de las piezas son canciones cuya melodía se repite en cada estrofa casi sin variantes, limitándose algunas veces a realizar simples escalas mayores o menores. Su riqueza rítmica es, tal vez, la característica más importante. Si escuchamos bien vamos a identificar, por el estilo de los remates, las armonías y los ritmos, alguna influencia de Las Bodas y Edipo Rey de Igor Stravinsky.

 
Y como lo hiciera Oskar Walterlin el 8 de junio de 1937 en la Alte Oper de Francfort del Meno, Meissner desplegó sus encantos para dirigir esta cantata escénica compuesta entre 1935 y 1936, utilizando como texto veinticinco de los poemas medievales de Carmina Burana, una especie de Eclesiastés punk, a mi gusto. Verán por qué.

O Fortuna,
como la luna
cambiante,
siempre creciendo
y decreciendo;
detestable vida
primero oprimes
y luego alivias
a tu antojo;
pobreza
y poder
derrites como el hielo.

Este fragmento de O Fortuna traducido al Español por Jazmina Burana plantea el tono dramático de la obra: “Vanidad de vanidades, ¿qué provecho saca el hombre de todo el esfuerzo que realiza bajo el sol? Nada hay nuevo bajo el sol, dice el Eclesiastés en su capítulo primero. 

O como en la Taberna, en traducción al español de Luperversa.

Algún juego, alguna bebida,
algo que disfruten unos y otros
de aquellos que se quedan a jugar.
Algunos están desnudos,
otros están vestidos,
y otros cubiertos con sacos.
Ninguno teme a la muerte,
y echan suertes en honor a Baco.

Correspondencia ideológica con el capítulo 2 del libro citado: “Ven, te haré experimentar el placer, goza del bienestar, pero esto también es vanidad”. En ambos poemas hay un espíritu de desencanto gozoso, y una exaltación del placer y el vino. Por eso el ritmo y la estridencia a veces, siempre moderada de Primo Vere, Uf dem Anger, In Taberna, Cour d’amours, Blanziflor et Helena y Fortuna Imperatrix Mundi, nos llevan por un viaje interior que conecta con nuestros deseos más profundos, los caprichos, los gozos y los anhelos, inquietando, a través de las percusiones y metales, la armonía unificadora del piano.

 
Las voces de Lizbeth Ochoa, soprano; Edgar Villalba, tenor; y Armando Gama, Barítono, encarnan en diferentes momentos, cuando no se entrelazan, como en la emblemática Tempus est iocundum, piezas de exquisita delicadeza como Chramer, gip die varwe mir (Soprano y coro) , Olim lacus colueram (tenor y coro), o Ego sum abbas (Barítono y coro). Esta agrupación coral se expande en todo su esplendor en Ave formosissima y obviamente en la O Fortuna final.


 
Carl Orff
El nombre que Orff le dio originalmente a este concierto es Cantiones profanae Cantoribus et choris cantandae Comitantibus instrumentis atque imaginibus magicis. En español, esto que suena a encantamiento significa Canciones laicas para cantantes y coreutas para ser cantadas junto a instrumentos e imagenes mágicas, y se ve reflejado en el alegre dramatismo que sobre los timbales imprime su ejecutante, como una hechicera que a través del movimiento de sus brazos y sus varas de poder revuelve en sus calderos percusivos la pócima de la felicidad. La tambora da pasos firmes y acompaña a la melodía en su andar, lo mismo que truena para enfatizar lo provocadora de una frase. Las campanas tubulares y la flauta transversal son un binomio casi contradictorio que genera un efecto electrizante.

 
La Ciudad de México vista desde la altura del cerro del Chapulin es una mancha de luces que no acaba. El aire se filtra por los pasillos del Alcázar, nos eriza la piel, y enfría la nariz. Para ser consecuentes, y entrar un poco en calor, una copa de L.A. Cetto rojo, rosado, blanco o espumoso y canapés. Trocitos de pollo en salsa de cilantro, tostadas con mariscos, sorbete de queso azul con perejil. Estoy seguro que este último se lo acabó el fantasma de Maximiliano, que embozado en una capa de terciopelo rojo, rondaba los pasillos de su antiguo domicilio.



Fotos: Claudia López Vargas.
José Manuel Ruiz Regil (1968) Publicista egresado de la Universidad de la Comunicación (1988-1992). Estudió el Diplomado en Creación literaria en la Escuela de Escritores de la S.O.G.E.M. (1993-1995) Ha publicado cuento, poesía y ensayo en diferentes medios físicos y electrónicos como la revista Mexicanísimo, Este País, La Gualdra, El síndrome de Stendhal, Sinembargo.mx y los Blogs Relatos y figuraciones, laboratorio de poesía y El arte de la crítica. Todos en blogspot. Es profesor de cuento y poesía en la Escuela de Escritores. Imparte el taller de creación literaria “Serendipity” en Taller de Arte Coyoacán. Es fundador del proyecto Hablar de libros, taller de lectura y discusión. Sus más recientes libros son Vario mar incesante, aproximaciones a lo irreductible (Ensayo, 2013) y Testamento del caminante (Poesía, 2014). Actualmente, trabaja en su segundo libro de ensayo creativo Para nombrar el asombro, de próxima aparición.