Páginas vistas en total

miércoles, 28 de marzo de 2018

El Matalote 13

Día Mundial del Teatro, 2018


Mirar más adentro de lo permitido
Krzysztof Warlikowski en 2015

“Que el amplio abrazo del arte sostenga unida a la comunidad humana”
Simon McBurney


El Spanish Centre for International Theatre Institute, ITI, la World Organization for the performing arts- Official UNESCO partner, y el Instituto Universitario Alicia Alonso-Universidad Rey Juan Carlos, establecieron el 27 de marzo como Día Mundial del Teatro en 1961, fecha en que se inauguró el Teatro de las Naciones en París.

Desde 1962, cada año, una persona destacada del medio emite un mensaje a la comunidad. El primero fue el dramaturgo Jean Cocteau, de quien desgraciadamente no tenemos el archivo, pero de ahí hasta la fecha han reflexionado sobre el ser y el hacer del teatro figuras como Arthur Miller, Laurence Olivier, Directores Generales de la UNESCO, Miguel Ángel Asturias, Peter Brook, Luchino Visconti, Antonio Gala, Edward Albee, Victor Hugo Rascón Banda, Krzysztof Warlikowski, Isabel Huppert, y este año un representante por cada una de las regiones de la Unesco: Ram Gopal Bajaj (Asia-Pacífico), Maya Zbib (Líbano, Países Árabes), Simon McBurney (Europa), Sabina Berman (México, las Américas), y Were Were Liking (Africa).


Trataré de hacer un resumen rápido del mensaje de cada uno de ellos para que te enteres y reflexionemos junto con ellos.

En representación de la región de Las Américas está la escritora y periodista Mexicana Sabina Berman, quien nos hace imaginar la primera puesta en escena en la que el hombre de las cavernas representa la lucha del día frente al mamut, y usa esa alegoría para invitarnos a volver al contacto con la naturaleza.

De Africa, Were Were Liking mira al teatro como la acción de mirarse en el espejo y reconocerse como uno, como otro y como todos. Plantea el teatro como la posibilidad de crear una humanidad más humana -valga la rebuznancia- y acaba recordando el cuento de que Dios es como un gran árbol, al que todos lo miran desde diferentes ángulos y no es igual para nadie; que la única manera de entender al árbol es ser ese árbol, y el teatro te ayuda a acercarte.

De Líbano, Países árabes Maya Zbib, Directora de teatro, performer, escritora, cofundadora de Zoukak Theatre Company, plantea una mirada colectiva y política del teatro, al ser el pretexto por el cual nos reunimos a reflexionar sobre temas que nos preocupan. Lo plantea como un aislamiento del individualismo y la velocidad con que respondemos a las exigencias de la sociedad; como un acto de rebeldía.”Abrir un espacio para reflexiones comunes en medio de la abrumadora ignorancia de la intolerancia.”

Invita a la confrontación de las diferencias y a sobrepasar las imposiciones de un sistema que aplasta al individuo; a hacernos responsables del mundo que queremos y podemos crear. Termina su mensaje diciendo : “¡Somos muchos, somos valientes y estamos aquí hoy!”

Ram Gopal Bajaj, director de teatro, actor de teatro y cine, académico, ex director de la Escuela Nacional de Teatro de Nueva Delhi, es el autor del mensaje de la región Asia-Pacífico. Comienza con una reflexión sobre la naturaleza del hombre a través del tiempo, y se pregunta si somos mejores personas los hombres de la era espacial que los de la edad de piedra. “¿Somos ahora más considerados? ¿Jubilosos?¿Entregamos más amor hacia la naturaleza de la cual somos producto? Necesitamos apelar al hombre de la tierra de hoy, a salvar el planeta tierra, y por lo tanto, el teatro. Hay que acercar el teatro a los niños porque son los que más cerca están de la naturaleza. Invita a llevar el teatro a lugares rurales y comunidades, para recuperar la sociedad”.

El actor, escritor y director de escena británico Simon McBurney, que, además, es el co-fundador del “Théâtre de Complicité”, es el encargado del mensaje de Europa. Dijo: “En 1963, mi predecesor, el gran Arthur Miller, dijo en un momento donde la amenaza de guerra nuclear arrojaba su sombra sobre el mundo: “Cuando se nos pide escribir en un momento donde la diplomacia y la política tienen brazos tan terriblemente cortos y débiles, el delicado pero a veces amplio abrazo del arte debe soportar la carga de sostener unida la comunidad humana”.

Menciona el teatro de Policleto en el Epidauro, donde hace 2.500 años funcionó para que lo que se dijera en escena llegara a cada uno de los 14,000 asientos.

“En la época de Shakespeare los soliloquios de Hamlet o Macbeth no eran meditaciones privadas, sino debates públicos”.

Habla de la amenaza del exceso de ficciones en nuestros días, y que la más peligrosa es aquella que nos divide y separa de la verdad, de nosotros mismos, del otro; a los hombres de las mujeres, y de la naturaleza.

El teatro es el momento y lugar donde se comparte la falta de límites entre nuestras conciencias. Y cita a John Berge: “Muy dentro de la naturaleza teatral hay un sentido de retorno ritual”.




Vale la pena escuchar a estos creadores, pues, en síntesis, parece que su mensaje nos invita a volver a ese ritual colectivo de reconocimiento y conformación dinámica como una -quizá la única- salvación ante la infame ola arrasadora del proceso de deshumanización que las manos siniestras de los bancos y los mercados están logrando con tanto éxito. Sumémonos a estos faros de luz; iluminémonos con sus creaciones, participemos como público activo y como creadores o intérpretes. Vayamos al teatro, seamos teatro.







José Manuel Ruiz Regil
Poeta, publicista y analista cultural

No hay comentarios: