Páginas vistas en total

jueves, 13 de septiembre de 2012

Antarctica, un voto de esperanza a la otredad, por José Manuel Ruiz Regil

 Antarctica, talla en mármol del maestro Javier Astorga (Méx.1964), es una escultura vibrante, que a pesar de su solidez expresa una ligereza dinámica, generada por sus cortes, curvas, huecos y aires, y convierten un objeto concreto en una metáfora líquida de gran contenido emocional. Su inicial verticalidad parece no afectada por su propio peso, sino por el de un entorno que altera su configuración atmosférica, e imprime en la perenne estolidez de la piedra, las impensadas huellas del caos. De esta manera el trabajo genera la sensación de un bloque de hielo que se derrite, mutando de un momento a otro en un vitral de ilusiones en las que se registra su finitud. 

La tridimensionalidad del objeto escultórico regala al observador la evidencia de sus cuatro caras y sus varios planos como instantáneas de futuro. Esta pieza de 1 x 1 x 3 mts. realizada por el maestro Javier Astorga en el 4to. Simposio de escultura en mármol, lleva en su pronunciamiento el germen de la extinción. Es homenaje, y epitafio; es celebración, pero también denuncia; es anhelo y a la vez dolor. Su dinamismo casi autónomo anticipa al ojo sus transmutaciones. La imponente presencia parece palpitar ante la mirada, materia que se transforma al permanecer inmóvil, y habla de un es que dejó de ser y un fue que está siendo. 

La piedra elegida ofrece una temperatura estética que evoca al hielo, consubstancial al agua y al vapor, fuente de vida una; efímera presencia, la otra; terna contenida en la metáfora conceptual que el autor emplea para condenar y redimir el ser de la materia a la cual logra asir en el instante preciso de su transmigración. 

La ductilidad con que el espacio abre sus formas, horadándose a veces desde las entrañas, otras generando oquedades, remite al témpano, unidad primaria del rompecabezas continental, célula última y primera que alberga al organismo todo, endémico animal, boreal anatomía, trinidad acrisolada en un presente perenne.

Esta mutabilidad no sólo es forma, también es la expresión de una diversidad de caras que se dan la espalda, contraponen su mirada centrífuga, niegan la existencia de su sombra, ignorando que cada una depende de las otras, y que su integración involuntaria garantiza la unidad en la que son posibles. Esta imbricación ontológica de las formas dentro del objeto escultórico, es una moción, si no de fraternidad, al menos de reconocimiento al otro, a la que el autor conmina; un voto de esperanza a la otredad. 

Antarctica, proyecto de talla en mármol del maestro Mexicano Javier Astorga ha sido seleccionada para el 4to. Simposio de escultura en mármol que se lleva a cabo del 11 de septiembre al 8 de octubre de 2012 en la emblemática ciudad de Teherán.

Inversión que hace historia

No hay comentarios: