Páginas vistas en total

sábado, 20 de abril de 2013

El ojo de todos



“…que el amor es simple, y a las simples cosas las devora el tiempo”.

César Isella / Armando Tejada






Lo que todos vemos, lo que forma parte de nuestro cotidiano, las pequeñas cosas que hacen los grandes eventos de la vida es lo que Selene retrata, como si con su mirada incendiara la voz de las cosas y las pusiera a cantar.

 Su acercamiento no es violento ni confrontador, sino amable y prístino. No por ello ingenuo, mas sí conserva una inocencia en su discurso; inocente en el sentido virtuoso, de no perversión –en el mejor sentido del término-; no torcido, rebuscado ni retruecanoso.

Su fotografía es nítida, clara, transparente y luminosa. No se detiene en claroscuros ambiguos, ni busca la sombra que yergue su peso sobre la realidad. Su enunciado es contundente. El color es el color y vibra, la forma es forma y ocupa un lugar en el espacio, el movimiento es cambio y ella lo captura en el instante en que todos los demás lo dejan ir.



Al lanzarse a la luz, Selene va dispuesta a verlo todo y a testimoniarlo con el asombro de una niña pura, pero a la vez con la herida de la conciencia adulta que aprecia la finitud del momento y sabe guardarlo, sin destruirlo. Eso es el amor. 


Su objetivo, entonces, simple, normal, sin grandes angularidades ni poderosos acercamientos se vuelve vocero de lo ordinario, del cotidiano milagro, para dar fe de las cosas que nos envuelven, y al hacerlo crea una acción refractaria que a la vez acerca y apropia, pero al mismo tiempo separa, diseca, aleja, genera una distancia, una perspectiva que permite remirar aquello con ojos nuevos, para asumirlo nuevamente como un elemento valioso de la escenografía cósmica, y así advertir, a través de sus instantáneas, un atardecer pautado por unos cables de alta tensión, la lluvia que languidece en el cristal de una ventana, un iridiscente brote de buganvilias, un cardenal solitario recortado frente al azul potente del cielo, la catarina en la hoja de la nochebuena, la distención de las mallas que envuelven sus piernas, una desbandada de pájaros al caer la tarde, una avispa en su rotundo ámbar sobre una blanca superficie de madera, el arcoíris a través de la ventana llovida del coche, el asombro de Tiro al blanco en el espejo, las ruedas trillizas de una locomotora, una paloma que aterriza sobre una luminaria, insectos, el remate de una casa, la luz del sol revelando el verde vulnerable de una hoja tierna, la siesta resolana de unos chuchos entre las ruedas de un coche, arquitecturas espirituales, composiciones urbanas, animales, vegetación, astros, máscaras, golosinas. 




Simples cosas que hacen de la vida una feria de color, desde el punto de vista de un ojo generoso que nos da la bienvenida al mundo del detalle, a través de la revelación de lo inmediato.

Seguir a Selene en FB


José Manuel Ruiz Regil
Analista cultural
arteduro.dealers@gmail.com

1 comentario:

Quimera dijo...

Excelente fotógrafa que transforma la realidad cotidiana en poesía de colores y emociones.
Leerte describiendo la fotografía de Selene Acuña, José Manuel, ha sido un paseo por la galería de la imaginación.