Páginas vistas en total

lunes, 7 de enero de 2013

Homenaje de Roberto López Moreno a Marco Antonio Trovamala

Mensaje del poeta Roberto López Moreno a Crisis, el arte de la crítica:

"Ante la dolorosa noticia de la muerte del pintor Marco Antonio Trovamala, como un breve homenaje de mi parte les envío el texto que escribí para una de sus exposiciones, texto que a él le emocionaba mucho y que ahora revivimos para él".
...DE LA ESCRITURA

Cuadragésima sed destila vilos, aéreos fulgurales del gramo, del calibre, del número dictando su despótico en-el-orden fraternado a la neutra gravedad que el todo asume. Recuperación (rehabitable lagar) de la voluta espiral de la memoria. 


Me encuentro frente al muro erigido por el test de Trovamala. Marco Antonio Trovamala desde ahí precipita la mirada de la mano sobre el área en la que siembra velos-signos tramontando así la refracción del péndulo. Y así, en su eje, nos relata la magia vuelta polvo por el lapso longo y vértigo de ariscas manecillas. Estamos amos frente a los horarios de las aes escrituras. 

Trovamala, el taumaturgo, marca desde punza suficiencia lo que el ojo toma vivo de los tiempos, en códigos de sugerencias, abstracciones a punto de volverse letra, o a la inversa, en recorrido inevitable hacia el vértice versal de la partícula. Se secciona: sal, sil, el muro básico. 25 cuadros de pequeño formato, son multiplicación en ala minerada por los que adelantan los temblores del tacto a medir el rostro como borbo del trancurso integrando el novedado cuerpo. Tres punto catorce diez y seis por infinito. + x + = +. La recta, la curva, la difuminada red de multicombinaciones en el haz de las distancias, en la millonaria acumulación de los segundos, haciendo presentes las ausencias, la alegría, el dolor, la luz, la sombra, la cimbra de la sangre.

Exultación, sensualidad, sobrenaturaleza del alfaguara crómica. ¿De qué alfas historias devienen los signos de este signo? Nace la escritura mil atrás, seis mil en mayor acercamiento. Y aquí está, en las pupilas verdes de azules Trovamalas. ¿Qué dicen esas sombras mordidas por la luz? ¿Qué misterios esconden en su dibujo apenas, maculado por treinta y tres transcursos? El número cifrado de la espina. El grado superior del arquitecto. 

Hubo un lenguaje que se vistió del polvo después de masticado por la fila dentadura del soberbio molino. Lo hubo y el vestigio inventa diepalismos en el centro frutal de los misterios. Ábrara en los lenguajes ahora desmenuzados sobre las terrestres superficies. Lo que aire fue, lo que fue vuelo y vuelo otra vez vuela es facultad del que dibuja, es la savia del que pinta la sabia vibración de tiempos enlazados. Hay un trazo, una mancha, el accidente útil, la experimentación tan siempre embarazada, tan siempre dando a luz en los colores, en la luz-geometría de los latidos. 


Arqueología mínima de la escritura, que es máxima máxima en nuestro ardo tiempo. Pulsa Marco Antonio Trovamala portentos de eficacia, cuadragésima sed, sustancia en vilo, ordenando en estadios decimales cardinales vertientes desde el cosmos. Diez en diez de cuatro en cuatro que suman 25. De allá baja zumo en suma de escrituras y allá vuelve. Está allá y estalla ya en nuestro polvo al mismo tiempo. Recursos de la curva en infinito, oscilógrafo de abstractas simetrías casi letra lustral, casi la letra en trilce dimensión, verbo al espacio. Grave el do del aceite, sostenido sabor para la arcilla buscando ubicación en el cuadrángulo. Hay un ojo y una mano, y un corazón como reloj en punto en la danza de las horas y deshoras. Hay un latido que se ha vuelto el arte, arqueología mínima de la escritura.                           


Se trata de una excelsa colección de Trovamala.



Roberto López Moreno. Poeta.
arteduro.dealers@gmail.com 

No hay comentarios: