Páginas vistas en total

domingo, 6 de enero de 2013

Erotismo de primera mano, Artes plásticas y visuales en México (siglos XX-XXI)”



Crisis, el arte de la crítica tiene el gusto de presentar un fragmento del libro Erotismo de primera mano, de la Historiadora y crítica de arte Ingrid Suckaer.


1.


INTRODUCCIÓN

El erotismo es la cultura del sexo; la multiplicidad, su esencia. Qué dice en realidad el escrito es algo que cada posible lector interpretará a partir de su propia experiencia y conocimiento. En todo caso, el juego interpretativo que se desea compartir contempla que entre más elementos se tienen, más juicios se generan y, en consecuencia, más preguntas se tienen.



Ante la amplia proliferación metodológica para abordar las artes plásticas y visuales, en el presente ensayo, escrito a manera de crítica de arte, se parte del interés de promover la reflexión sobre un tema en el que nadie puede decir que tiene la verdad. El estudio, dividido en dos capítulos («El erotismo en las artes plásticas y visuales en México» y «Delta: más allá de las fronteras»), se centra en ciertos artistas y en momentos precisos de la historia del siglo XX y principios del XXI, pero sin observar un hilo cronológico estricto.



El artista es un detonante que evidencia las prácticas de censura instrumentadas desde las instituciones gubernamentales o privadas; muestra ante la sociedad cómo, marcadas por la ideología, la religión y la política, la intransigencia y la censura han sido históricamente filtro y sistema de restricción para tergiversar la creación y difusión artísticas con contenido erótico. En ese sentido, por la importancia que tiene el entrecruzamiento de la historia colectiva y la erótica en el espacio-tiempo que permea la existencia de cualquier individuo, en Erotismo de primera mano, se abarca la erótica con un fin pedagógico desde las expresiones underground hasta el misticismo.



El cuerpo se impone; todo lo que a partir de él se construya nos incumbe. El erotismo es un sofisticado mecanismo que se origina en la conciencia (capacidad de la mente de percatarse de sí misma y de lo que la circunda), de donde surgen la creatividad, el deseo y la manera como aquella se relaciona con todo lo que rodea a la persona. El género humano posee una naturaleza con posibilidades infinitas que se extienden al cosmos, pero la humanidad atraviesa un momento singular de transformación, un reacomodo de todas las estructuras sociales que, lógicamente, franquea el soma y todo lo que de él se deriva. Comprender dicho tránsito requiere de una postura lúdica y posmoderna, en la que cada quien, con libertad, forje la significación de los signos que interpreta.



NOTA ACLARATORIA

A continuación de manera sucinta se explica cada uno de los términos a los que se alude en el cuerpo del estudio. Sexo: expresión corpórea y del instinto animal; parte biológica de la sexualidad o los genitales con que se nace. Sexualidad: terreno amplio que engloba: identidad de género (que supone la diferencia de sexo trasladada a diferencia cultural), reproductividad (que supone un alto nivel de gozo y compromiso), vínculo afectivo, erotismo. Erotismo: cultura del sexo que abarca desde expresiones del underground hasta la castidad; es el mecanismo que despliega los códigos íntimos del ser y se acopla con la otredad; involucra a la conciencia y la corporeidad en un acto de creatividad de diferentes rangos, ritualidad, espiritualidad de bajo a muy alto umbral. Sensualidad: la más refinada y compleja comunicación espiritual entre las personas, envuelve también al alma y el cuerpo, más no siempre desemboca en intimidad física. Pornografía: de origen griego latino –porno, del griego pórne (prostituta) y de graphon, del latín graphicus, y del griego graphikos (escritura) dibujo o imagen–, esta voz literalmente se entiende como perversión de la imagen; la pornografía, por lo regular, elimina el contexto psicológico y a través del sentido de la vista pondera el estímulo sexual directo. Para evitar el término pornografía, hay quienes optan por las expresiones: escenas de sexo explícito o sexo explícito.



Georges Bataille, una autoridad en el tema del erotismo, observó tres tipos de erotismo: el del cuerpo (deseo), el del corazón (pasión-amor), y el sagrado (discontinuidad vía el espíritu); para el pensador, las tres clases de erotismo persiguen la permanencia del ser.

 2.
El erotismo se formula en lo recóndito de la conciencia, cuya sustancia, intransferible, abarca una compleja red de códigos estructurados a partir de la experiencia de vida del individuo. Así, desde un sofisticado mecanismo que involucra a la ética y la estética cada cual elabora lo que reconoce por erótico. Esto explica que la erótica, en tanto evolución sexual, abarque un amplísimo rango que comprende desde las expresiones sexuales más bajas, denominadas por Bataille como sexualidad profunda (sangre, crimen y todo lo que por su naturaleza es involutivo y degrada), hasta las manifestaciones sagradas, cuyo estadio superior es el misticismo.



En el proceso de significación erótica se suele definir la ética y los gustos estéticos con base en lo que pide la conciencia. La apetencia por una búsqueda excelsa puede llevar a cultivar con plenitud una perseverante castidad que, bien canalizada, ocasionará que la pulsión libidinal sea el engranaje de acceso a una forma de pasión sin límites; lejos de ser el motor de liberación de la energía, la libido es, en este caso, la fuente de resonancia que enriquece el potencial espiritual.



Los especialistas en erotismo explican que la intimidad erótica que se experimenta a través de la castidad observa como distintivo que, aunque no parte de la excitación sexual, sí lleva a la ampliación de la sensación corpórea, lo que ocasiona un deleite porque se vive una especie de fusión, una intimidad física y espiritual con lo sagrado, en cuya virtud, se dice, reside la ausencia de límites. De ahí la selecta literatura en la que místicos de todos los tiempos y de diversas religiones coincidan en circunstancias extraordinarias en las que, vía la oración o la meditación, se desbordan en un placer tan prolongado que, incendiados de amor, sienten enloquecer o morir hasta desfallecer.

 3.



"Erotismo de primera mano.* Artes plásticas y visuales en México (siglos XX-XXI)" fue escrito con una beca de artes visuales otorgada por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca)



* Desde hace tiempo sigo de cerca la obra de la poeta y activista social afroestadunidense Audre Lorde. Sus conceptos eróticos han nutrido mi interés sobre el tema. Esa es la razón por la que, a partir de su reflexión “lo erótico no puede sentirse de segunda mano”, titulé mi ensayo Erotismo de primera mano.



Imágenes

1. Dibujo encontrado en una cueva de Ti-n-Lalan-Fezzan, África. 5,000 años a.C. Esta imagen en la que una mujer copula con una especie de hombre-perro es una de las más antiguas comprendidas en la historia del arte erótico.

2. Mujer griega regando falos, 430-420 años a.C.

3. Bernini. “Extasis de Santa Teresa”, 1647-1651. Iglesia de Santa María de la Victoria, Roma. Obra maestra de la escultura del alto barroco romano. Esta imagen de la reverberación de Santa Teresa fue analizada por Bataille como una expresión del erotismo místico.


No hay comentarios: