Páginas vistas en total

domingo, 29 de julio de 2012

País de cartón-piedra, por José Manuel Ruiz Regil


 
Acaté las prescripciones presidenciales que invitaban a no asistir a las plazas previendo embotellamientos y empellones, y me quedé en casa viendo al mismo tiempo dos canales en la televisión. Una transmisión conducida por la Adelita del canal de las doncellas y el Sr. López, el de los lentes;  y otra, a cargo del mostacho vengador del periodismo de mercado, Javier Alatorre, a quien acompañaba –oh sorpresa- un nuevo talento Azteca, cuya presencia sembró expectativas frustradas en mí, por su reconocida capacidad crítica y crónica: Pablo Boullosa. Sin embargo, pocas fueron las líneas que dejaron libre la opinión del literato, que obró como una suerte de patiño en el autoelogio mediático.
Grande también fue la decepción al escuchar la narración del locutor de moda, que a ratos parecía querer hacer un ejercicio de autocrítica, pero una especie de superyó corporativo actuaba de brida ideológica y no lo dejaba. -Esta noche tenemos que ser felices. Nos merecemos esta fiesta. Qué maravilla, y otras linduras aplicables también a la descripción fútil de cualquier otro evento de luz y sonido. -Tenemos que bailar al ritmo de esta música como lo hacen las torres virtuales de la catedral. Y toda esa sarta de sandeces que se dicen cuando uno tiene que llenar tiempo al aire y no puede ejercer una crítica profunda porque le cuesta la chamba.
Caray, decía yo, al menos ahorita que se tire un petardito crítico Pablito, de esos que sólo algunos captan y no lo hacen quedar mal. Mi tristeza fue mayor cuando ocupó los últimos segundos para salir de su sonrisa de dummie publicitario bajo la cual se mordía culposamente la lengua –espero- para repetir la última frase del guión que le asignaron: ¡Feliz cumpleaños, México!. No, ese fue el acabose. ¿Qué está pasando con la clase intelectual?, me reclamé a mí mismo. Me consolé pensando que de algo hay que comer.
No perderé tiempo en describir el desborde de merengue y brillantinas que derramaron sobre la arquitectura virreinal que conforman los principales edificios que rodean el zócalo capitalino, pues quien lea este recado, mensaje, opinión, berrinche, como le quieran llamar, tendrá en su mente el carnaval sincrético de símbolos patrios y folklorismos étnicos en que se convirtió la plaza de la constitución; un delicioso licuado de amnesia neoliberal.
 Ya en los cuadros alegóricos se anunciaba el tinte espectacular que seguiría la fiesta, una vez cumplidas las formalidades de “El grito”, al que por esta ocasión se le añadió, nomás para justificar la propaganda, “vivan los cien años de la revolución”. Dando por sentada la calidad de ejecución de los performances, en cuanto a coordinación, desempeño de los bailarines y oportunidad de los efectos, queda reconocer que Vuela México, danza aérea, fue para mi gusto la propuesta más bella y profunda. Un despliegue de acrobacia que enaltece el espíritu e invita al esfuerzo colectivo. Pienso que fue el menos apreciado. Sobretodo, por el rosario de interjecciones de Adela, quien lejos de acompañar los simbolismos con una reflexión metafórica se detuvo a alabar el esfuerzo gimnástico de los ejecutantes, y la calidad de la malla que los soportaba.
El árbol de la vida de Friedeman no esconde su influencia broadwayana y se edifica a partir de fragmentos descontextualizados de la historia del Cem Anahuac hasta el México contemporáneo, pasando por la visión comercial que el gabacho tiene del nacional. Charros con guitarrones y trompetas, a la manera en que Disney retrató a Pepe Carioca y sus compinches. Franca promiscuidad histórica para lograr conjuntar en una sola pieza todo lo que es y ha sido este territorio atribulado, a lo que Boullosa subtituló atinadamente con una referencia Paziana : “un árbol bien plantado, mas danzante” (Pedra del sol). Comentario que pasó como ripio ante la ausente réplica de Javier.
El coloso  que representa al insurgente por antonomasia, no es más que un plagio –homenaje, dice el eufemismo-de la efigie de Michael Jackson en Moscú, y todo lo demás son salpicones de pólvora y verbena de utilería para que el pueblo olvide que nuestro México independiente es hoy uno de los países más dependientes y menos autosuficientes, y el mayor productor de muertos de los últimos años.
Mientras Quetzalcoatl serpentea en la catedral y en todas las plazas de la República se derrama alcohol en memoria de Hidalgo, esperemos que la cruda realidad no nos importune demasiado. Al menos no tanto como a los más de 50 millones de pobres que también quieren festejar. Y de hecho lo hacen. Total, estando cercados por tan bella realidad de cartón piedra, puede ser que hasta desaparezcan. ¡Viva México!

HÉROES DE ESTAMBRE (y luego porqué confundimos la historia)
 


-¿Hola, chula? -¿Quién yo? -No le estaré hablando a la banderita de junto, verdad? -¿Y usté quién es? -¿No me reconoce, mi alma? –Pos ora que lo dice… se parece mucho a…. ¡al cura de Dolores que inició la Guerra de Independencia! –Véngase pa ´cá, que si  se abre mucho la van a comprar estos curiosos ignorantes, y luego no voy a tener con quién platicar. -Pero ¿Qué no lo habían fusilado y puesto su cabeza en la esquina de la alhóndiga de granaditas? –Eso dice la historia. La verdad es que todo fue un truco para hacerle creer a la plebe que habían acabado con uno de los líderes del movimiento insurgente, pero en realidad los ordenanzas de Felipe VII me ofrecieron una buena lana a cambio de dejar las cosas ahí, y me jubilaron en las islas Filipinas donde morí de viejo, rodeado de nativas que satisfacían mis más perversos deseos noche y día.–Ah, como a Mouriño ¡Ay, padre! –Sí. De casi todo un pueblo. (rie a carcajadas) ¿Y usted qué hace aquí colgada junto a los héroes de la independencia, si más bien parece una Adelita? ¿No se le hace que está fuera de temporada? –Yo represento a la mujer revolucionaria, la que sin ella los de la bola no hubieran sobrevivido. Pero con esto del marketing político, pues ya ve, sale más barato promover dos eventos históricos por el precio de uno.  –No pos eso sí. Estos políticos modernos se comportan más como estrellas de rock que como servidores públicos. Lo único que les interesa es la taquilla. Y ya nos ve a usté y a mí, el padre de la patria, vueltos unos monigotes de borra y estambre para ser colgados en el espejo retrovisor de un coche. Qué ironía. Ni por eso miran atrás con verdad. Mire nomás. Al menos a usté sí le pusieron cuerpo (la mira con lascivia) y qué cuerpo… - Estése, que de la cintura pa´bajo soy de unicel. –Como sea los dos convivimos en este carrito bicentenario, aunque sea por unas horas. Usté celebrando los cien años de su revolufia y yo como avatar de un país que no acaba de nacer. Ambos mezclados en el tráfago de la propaganda, confundiendo nuestras luchas, nuestras vestimentas, nuestros nombres, pero eso sí ambos envueltos, como el niño héroe involuntario, en la bandera tricolor. -¿Usté también cree que lo de Juan Escutia es puro cuento? –Pos… de eso hablamos luego, niña. -Ay, qué bonito habla usted, don Miguel. –Mike, que estamos en confianza, ¿o no?. – Habla usted como un libro.  Qué caray, como sea usted y yo ya pasamos a la historia, estamos más allá del bien y del mal. Lo peor que nos puede pasar es que nos compren para regalar a un escuincle regordete que quiera fusionar los hechos en la figura de usted y de mí, y luego nos despanzurre cuando se aburra de su identidad y nos cambie por el Señor cara de papa.-¡Cuidado, Don Miguel, que se lo llevan! –Que me hables de tú, chula? –¿Pos agárrate, Mike, que ya nos están regateando y nos llevan juntos!

No hay comentarios: