Páginas vistas en total

martes, 9 de mayo de 2017

Taxco tiene un nuevo brillo

Aurea Boutiques de autor
   


Considerada por la Secretaría de Turismo como la Ciudad Luz, Taxco de Alarcón es uno de los principales atractivos turísticos del norte del Estado de Guerrero, por su historia, su arquitectura, leyendas y desarrollo de la orfebrería en plata, entre otras maravillas. 

    

Enclavada en las faldas del cerro Atatzin, el origen de su nombre tiene varias vertientes. Antiguamente se le llamó Ciudad Teatro, por la importancia de uno de sus personajes nativos, el dramaturgo y escritor, Juan Ruiz de Alarcón. Sin embargo, también se conocen otras raíces, como el vocablo náhuatl Tlacheco, formado por tlatch -nombre del juego de pelota- y el locativo co -en o lugar- lo que significa Lugar donde se juega pelota.   

Paseando por sus intrincadas calles empedradas ustedes pueden encontrar mosaicos que representan este juego en el piso y en algunos muros de las casas.

    


Pero lo que nos llevó a este centro platero de excepción en esta ocasión fue la apertura de Plaza Aurea, Boutiques de autor, un espacio comercial que reúne a los diseñadores de joyas más destacados del país, cuyas creaciones están a disposición de los gustos más exigentes. Cada uno mostrando sus tendencias muy particulares, sus preocupaciones estéticas y sus innovaciones técnicas, lo que hace de esta reunión de talentos, ubicada en la Plazuela de Bernal #3 Centro de Taxco, uno de los sitios más exclusivos e interesantes del lugar; un punto donde el arte y la economía se dan la mano.

    

Firmas de autores como Oscar Figueroa, Bloque 6, Emilia Castillo, Roy Nilson, Linda de Taxco, Cocó Paloma, Pineda Covalín, Daniel Espinosa, Kutzi y otros crean un ambiente de extravagancia y exquisitez que sólo Aurea puede reunir. 


Gracias al apoyo del Gobierno Municipal y a la iniciativa y empuje de las empresas privadas, esta constelación de joyerías comparte su brillo con México y el mundo desde el viernes 5 de mayo de 2017.
La inauguración convocó a cientos de personas alrededor de la plaza. Hacia las 8 de la noche las luces magenta pintaron los muros blancos del costado del Hotel Agua Escondida y la fachada de Aurea. Sobre la blanca pasarela la conductora Kristal Cid, vistiendo un colorido diseño en seda de Pineda Covalín, dio inicio al desfile de las modelos que lucían reveladores atuendos para enmarcar las piezas de los artistas de la noche. Todas ellas, representando la máxima belleza de su estado, portando accesorios de gran impacto y delicadeza exclusiva, surgidos de las mentes de los creativos de joyas mexicanos de vanguardia.

     

Bloque 6, formado por Andrea Silis y Ángela Molinero, trabajan piezas artesanales de cerámica que cuentan historias.

Linda de Taxco, comprometida con embellecer la vida de sus clientes con diseños originales de joyería y orfebrería en plata.

Emilia Castillo, quien en cada pieza que crea se nota la influencia de su medio ambiente y de las plantas, piedras y metales que la inspiran, como el Lapis Lázulli, jade, turquesa, malaquita, onix y alabastro.


Lourdes Trejo, comprometida con crear momentos felices, a través de diseños en plata que funcionan como complemento o como protagonistas, así es el caso de los sets o conjuntos que se corresponden en diseño y material.

Daniel Espinosa, joven guerrerense que ha influido en el trabajo de otros diseñadores como Tanya Moss, Mauricio Serrano y Dalia Pascal y cuyos clientes son estrellas como Madonna, Gwyneth Paltrow o Nelly Furtado, pues su pasión viene del alma del accesorio y sus posibilidades.

Oscar Figueroa, vanguardia y modernidad en las creaciones de este artista que recientemente también ha incursionado en accesorios para hombre.

    

Llama la atención, en medio de este carrusel de joyas, la presencia de Kutzi gourmet mexicano, dulces tradicionales seleccionados y pensados para evocar tradiciones, leyendas, historias, imágenes y lugares de nuestro país que sólo el sabor artesanal y la elaboración con productos de alta calidad pueden provocar. 
   

Kutzi pretende destacar esta tradición y llevarla a grupos distintos de consumidores. Por eso forma parte de esta boutique de autor en Aurea, así como del Bazar del sábado en San Ángel y del Duty Free en el aeropuerto de la Ciudad de México.

     
Una caja de dulces mexicanos contiene: Nougat, Gloria, Rollo de Guayaba, Mazapán de cacahuate, Rollo de tamarindo con chile, Rollo de mango, Alegría de Chocolate, Mostachón, Palanqueta de cacahuate, Alfajor de coco, Muégano y Cocada. Todo esto en un distintivo empaque que rescata el diseño de alguna región de nuestro país: Jaguar Huichol, Alebrije de Dragón, Textil Otomí, La Catrina, Textil Oaxaqueño.

La selección de dulces regionales Kutzi obedece a un compromiso de su fundadora, Didier Jimenez con la pureza y el significado que puede ofrecer en cada bocado. Por eso viaja por toda la república probando y conociendo lo mejor de nuestra artesanía culinaria para ofrecérnoslo como una verdadera joya para el paladar.

    
Para celebrar este inicio y augurar todo el éxito futuro fuimos invitados a la terraza del hotel Agua Escondida donde nuestros anfitriones nos tenían preparado un cóctel, patrocinado por Mezcal Nayaá, que a juzgar por aquellos que se quedaron hasta las seis de la mañana, estuvo de maravilla.



La visita a Taxco no podía estar completa sin conocer la mina Prehispánica que se encuentra donde era el bar del Hotel Posada de la Misión. Ahí se descubrió accidentalmente un tiro de mina apenas hace cuatro años luego de estar cerrada por más de 400. Es la única mina que conserva el trabajo manual de los mineros originarios del lugar. No tiene trabajo industrial. Y ahora está adaptada para que los visitantes bajen con seguridad. Además, es el escenario de un estudio de la U.N.A.M para saber si sus condiciones ambientales sirven para conservar semillas que en un futuro puedan germinar.

En nuestro descenso hasta cuarenta metros por debajo de la superficie nos acompañó el espíritu manifiesto de Ome-Coatl (Dos serpiente) indígena náhuatl que nos dio su testimonio de cómo extraían los metales antiguamente y los cargaban en un chiquihuite a la espalda.

  
Durante el paseo por la ciudad también conocimos el proceso de producción de las joyas en el taller de Oscar Figueroa, quien da trabajo a los orfebres locales para la elaboración de sus piezas. Una experiencia que ayuda a valorar y a apreciar el trabajo artesanal. 

Y para abrir el apetito antes de la hora de comer visitamos La Parroquia de Santa Prisca, que como explicó el guía, no es catedral, contrario a lo que mucha gente piensa. Asimismo, nos platicó algunos aspectos de su importancia turística, además de revelar algunos pasajes históricos, clericales y artísticos que aportaron mucho a nuestra visión del arte barroco. Habría que volver para descubrir la presencia del demonio en el cuadro de gran formato del nacimiento de Jesús pintado por Miguel Cabrera.

   

Antes de volver a la Ciudad de México comimos en una pozolería típica en Plaza Borda, La tía Calla, donde nos preparamos para abordar el autobús de regreso.

  

Arte Duro, los publicistas de la cultura, agradece a Didier Jiménez, de Kutzi Gourmet Mexicano, a Estela Hidalgo, de Aurea Boutiques de Autor y a América Anguiano y su equipo de colaboradoras de Anguiano y Asociados este Fam Tour en el que pudimos ser testigo del crecimiento de la industria joyera en nuestro país y disfrutar los atractivos de un lugar tan encantador como lo es Taxco de Alarcón.

¡Volveremos a Taxco!


Por José Manuel Ruiz Regil y 
Claudia López Vargas


No hay comentarios: